Veleta

A los del norte nos queda un poco lejos Sierra Nevada. Sin embargo, la altura de sus cimas, la belleza de Granada, lo exótico de los pueblos de la Alpujarra y la variedad de actividades al alcance de la mano se juntan para ofrecer un interesante destino de vacaciones, aunque no sean muy largas. Junto al techo de la península, el Mulhacén, hay una serie de cimas que superan los 3300 metros, todas con interesantes rutas norte. De ellas, el Veleta guarda una ruta clásica con sabor alpino aunque no lo parezca ya que, rodeada por varios de sus flancos por la estación de esquí y con un acceso rodado que llega hasta la cima, en su lado norte esconde un coqueto cuenco glaciar del que nace un corredor diagonal que sale debajo de la cima, donde llegaremos en una entretenida trepada para coronar la tercera cota de la península ibérica.

La vía en si no tiene grandes dificultades, pero debemos contar con llevar cuerdas de todas formas, como explicaremos más adelante. También es necesario  algo de material variado, incluyendo material de roca para la parte final. Aunque no tengamos enfrente grandes dificultades, no debemos olvidar que vamos a acometer una actividad técnica por encima de 3000 metros, por lo que no se puede bajar la guardia hasta por lo menos no haber hecho cima. En principio no es obligatorio llevar descensores, ya que el descenso lo haremos, si no se tuerce la cosa, por la plácida ruta normal, rodeados de cientos de esquiadores y seguro que unos cuantos montañeros más.

La salida que recomendamos es por encima de la estación de esquí, siguiendo la carretera unos kilómetros hasta las cercanías del Albergue Universitario de Hoya de la Mora, a 2500 metros. La aproximación es evidente, ya que hay que seguir la carretera o su caja, sin entrar en las pistas que bajan por nuestra derecha, y todo por la amplia loma que lleva a la cima. Tras más de hora y media de subida, llegaremos al paraje de Las Posiciones. Junto a una curva de herradura hay varios restos de edificaciones y se aparece ante nosotros la alpina cara norte del pico (el croquis está realizado desde esta misma posición). Aquí tenemos dos opciones: la más cómoda es bajar por El Veredón, una cornisa descendente hacia la derecha que, en buenas condiciones, nos baja sin grandes agobios al cuenco glaciar (suele haber huella). Si las condiciones no son buenas, tendremos que rapelar. Hay varias instalaciones para bajar directamente al valle, pero debemos llevar dos cuerdas ya que el rápel puede superar los 40-50 metros si no hay mucha nieve debajo.

Una vez abajo, vamos acercándonos a la base del Veleta. Es mejor hacerlo por la traza de la foto, subiendo al principio una primera cornisa (vasar) y haciendo travesía bajo la cima (atravesando pendientes de hasta 40º) hasta encarar el inicio del canuto, que tiene unos 150 metros de longitud. Los primeros son los más pendientes, llegando a los 50º. Una vez dentro, poco a poco la pendiente va suavizando, hasta los 40º que hay en la salida. Una cómoda horcada nos espera al final, pero aún no han terminado las hostilidades. Ahora debemos superar la pirámide cimera, que se eleva a nuestra izquierda. Hay varias vías de ascenso para ello, con mayor o menos dificultad (entre el II y el IV grado). Nosotros traspasamos el primer espolón hasta encarar una ladera pedregosa que, con cuidado eso si, nos dejó salir hasta la caseta que se levanta cerca de la cima (pasos sueltos de III-, roca irregular, unos 50 metros de tirada) Debido a lo variable de esta salida, tenemos que contar con la posibilidad de subir en mixto o roca. Por si acaso, es más seguro proteger este largo de salida ya que la caída es mortal.

Ahora ya estamos cerca del vértice cimero, que marca la segunda cima de Sierra Nevada. Llegar hasta aquí nos pudo haber llevado casi dos horas desde Las Posiciones, y unas cuatro desde Hoya de la Mora. Bajo nosotros vamos a ver la vorágine de la estación de esquí, que estropea el encanto.
El descenso lo haremos por la loma que baja directamente al punto de salida, dejando a la izquierda las pistas. Va cerca de la cresta norte, así que ojo con acercarnos mucho no sea que nos caigamos al cortado que hay aquí. Rápidamente bajamos hasta Las Posiciones, y de aquí al coche otra vez, en algo menos de dos horas de bajada en las que perdemos casi 900 metros.

Suerte en esta bonita actividad sureña. Un saludo del Maquis.