Tres Marķas

Las Tres Marías cierran junto al Torco el Jou Santu por el Oeste. Su travesía integral, comenzando por el Torco, es una actividad de baja dificultad, pero que nos permitirá disfrutar de un ambiente espectacular colgados entre el Jou Santu (con la cara Norte de la Peña Santa de testigo) y el Jou Las Pozas. Dominando desde esta cabalgadura las principales cumbres del Cornión, con la vista de los Urrieles al Este y la montaña asturiana al Oeste, podremos sentirnos como águilas sobre un paisaje de vértigo. La única pega es la escasa longitud de la cresta, que se termina demasiado pronto y con ella la diversión. Sin embargo, tanto la marcha de aproximación, por el corazón del Jou Santu, como el descenso, a través de la Collá Les Merines, son un excelente complemento a la actividad, lo que nos permitirá pasar una grata jornada montañera.

La aproximación a la cresta se hace a través de la vía normal de ascensión al Torco. Desde Vegarredonda, subiremos por la Llampa Cimera, La Fragua y Las Barrastrosas hasta llegar al Colláu del Jou Santu (2 horas desde Vegarredonda). Aquí, tomaremos (Sur) el camino a Peña Santa, bordeando por la izquierda una primera depresión. Tras pasar ésta, casi sin perder altura, nos dirigimos a la pared Este del Torco. Ascendemos las primeras terrazas con tendencia a la derecha por un terreno algo caótico (jitos) hasta salir debajo de un nevero a la derecha de la cima, sobre el cual veremos la canal diagonal que nos lleva a la horcada entre el Torco y Las Marías (3 horas desde Vegarredonda). En esta canal podemos dar por iniciada la escalada. Tiene una longitud de unos 90 metros, con pasos de III pero con poca exposición. Si se desea asegurar, hay una reunión (dos clavos) al poco de iniciarse y varios tinglados de rápel más adelante. A la salida, cogeremos a la izquierda otra corta canal por la que treparemos sin dificultad, saliendo ya en la cresta cimera del Torco. Caminando unos 100 metros más estaremos en la cima (reseña de ascensión al Torco aquí).

Para la escalada a las Tres Marías, volveremos a la horcada (puede dejarse al material aquí antes de subir el Torco). Superamos una primera terraza, llegando así a la pirámide cimera de la Primera María. Por la derecha del filo, comenzamos a trepar, subiendo más adelante a la arista (III-). Continuamos trepando (II) hasta la cima en un largo de unos 40 metros de longitud total. A la izquierda de la cima encontramos un buen rápel (parabolt y puente de roca) por el que podremos bajar (30 metros) hasta otra horcada al pie de la Segunda María.

Por el lado derecho del filo, cruzamos todo este tramo. Al principio es fácil, afilándose más adelante (pasos de III- algo expuestos, con mucho ambiente). Este tramo, de unos 100 metros de longitud, cruza la Segunda María saliendo a un collado al pie de las torres de la Tercera María. En este punto tenemos la posibilidad de ascender la primera torre y destrepar o rapelar al pie de la Tercera María (destrepe de IV, rápel sobre un bloque pequeño, 8 metros) o bien bordear esta torre (II) por la vertiente del Jou Santu. Al pie de la Tercera María, nos espera una escalada vertical de 20 metros de IV (roca regular) hasta la cima, donde encontraremos una reunión (dos clavos).

Para el descenso, lo mejor es continuar sobre la cresta cimera hasta su fin. Unos tres metros por debajo encontraremos un rápel de unos 25 metros (dos clavos), que nos depositan en una canal que baja hacia el Jou Las Pozas. Descendemos, caminando ya, esta canal hasta su fin, continuando con rumbo Noroeste sin perder altura hasta salir a la Horcada del Alba (delicado con niebla, no hay sendero). De la Horcada del Alba, seguiremos hasta el camino que baja de la Horcada de Santa María, continuando por el Collado de Les Merines hasta volver a Vegarredonda por la Llampa Cimera (entre 2 y 3 horas de retorno)

Como material, recomendable fisureros, algunas cintas y cordinos, casco, y una cuerda de 60 metros. Es importante tener en cuenta que ésta es una cresta con bastante ambiente en su parte central (nosotros recorrimos el tramo más afilado en ensamble) y que es posible que los clavos de la parte final estén en mal estado, por lo que es interesante llevar alguno de repuesto.

A disfrutar con la travesía. Buena suerte.